25 de mayo de 2012

Bombones caseros de naranja



Una de las combinaciones dulces que más me gustan es la del chocolate negro (de esos de 70% de cacao) y la naranja confitada. Es algo genético. Mi madre también es una apasionada de las naranjas recubiertas con chocolate en todas sus variantes: en rodajas, en cubitos, sólo la piel en tiras... Hace unos días, Carme de "Dulces Bocados", publicó la receta de Bocados de chocolate blanco y, nada más verla, me imaginé estos bombones que están formados por: cobertura de chocolate negro (70% de cacao), base de naranja confitada picada muy finita y ganaché de chocolate negro (40% de cacao). La receta es muy fácil, lo único necesario es planificarse bien para respetar los tiempos de enfriamiento que necesita el chocolate.
Sobre las naranjas confitadas, es posible hacerlas en casa, pero la receta la pondré en otra entrada para no alargar mucho ésta. Como se mantienen muy bien guardadas en un envase hermético en el frigorífico, yo he aprovechado las que hice en navidades y que todavía tengo en la nevera. Si no queréis hacerlas, se pueden comprar en pastelerías (naranja o cualquier tipo de fruta "escarchada").

Bombones caseros de naranja


Ingredientes (12 bombones pequeños):

Para la base y cobertura:

80 gr. de chocolate negro (en mi caso de 70% de cacao)

Para el relleno:

2 rodajas de naranja confitada
50 gr. de chocolate negro (en mi caso de 40% de cacao)
30 ml. de nata

Elaboración:

1. Empezaremos haciendo el relleno de ganaché (una especie de crema de chocolate) que lleva el bombón: trocea los 50 gr. de chocolate negro que vayas a usar para el relleno (en mi caso el de 40% de cacao). Pon a calentar la nata. Como es muy poca cantidad lo puedes hacer en el microondas. Cuando la nata hierva, viértela sobre el chocolate troceado y revuelve hasta que el chocolate se deshaga por completo. Cuando esté todo bien mezclado, deja reposar la crema en el frigorífico al menos 45 minutos.
2. A continuación haremos la base del bombón: funde aproximadamente 50 gr. de chocolate negro (del que tiene más cacao) y con un pincel "pinta" por dentro doce cápsulas de papel de las que se usan para hacer mini magdalenas o cupcakes. Repite la operación de "pintar" tres veces (para que la base tenga un poco de grosor). Entre cada capa de "pintura de chocolate" mete las cápsulas en el frigorífico para que el chocolate se solidifique.
3. Mientras las bases y la ganaché están en el frigo, pica la naranja muy finita. Mejor si lo haces con una picadora. 
4. Cuando las bases estén sólidas, rellénalas con la naranja picada y vuelve a guardarlas en el frigorífico.
5. Seguimos con la ganaché: saca del frigo la crema de chocolate y nata y bátela. Comienza con una cuchara (estará bastante durilla) y continúa con una batidora de varillas, hasta que la crema tenga aspecto de nata montada. Cuando la ganaché esté manejable, es decir, cuando su temperatura y textura permita trabajar con ella, métela en una manga pastelera con boquilla redonda y lisa.
6. Saca los futuros bombones del frigorífico y, con la ayuda de la manga pastelera, cubre la naranja confitada con la ganaché dándole forma de espiral, como si estuvieras decorando un mini cupcake. Cuando termines, vuelve a guardarlos en el frigo durante 15 minutos.
7. Cobertura final: derrite el resto de chocolate negro de 70% de cacao (aproximadamente 30 gr.) Saca los bombones del frigo, agárralos por la cápsula de papel y sumerge la parte de la ganaché en el chocolate fundido para completar el baño del bombón. En este momento los puedes espolvorear con cacao puro para adornar. Vuelve a guardar los bombones en el frigorífico.
8. Cuando la cobertura de chocolate se haya solidificado, quítales la cápsula de papel (sin manosearlos mucho para que no se derritan) y ¡listos para comer!


Notas:

Yo he optado por quitarles la cápsula de papel, pero se pueden presentar con ella y que cada uno se la quite al bombón que vaya a comer.

Tanto la cobertura como la ganaché se pueden hacer con el mismo tipo de chocolate.

Ahora que se acerca el calor, es mejor guardarlos en un sitio fresco (si no queda más remedio en el frigorífico, aunque no sea lo más recomendable para el chocolate).


Ya lo he comentado antes, parece un poco lío, pero sólo se necesita tiempo para dejar que se vayan solidificando las diferentes partes del bombón, realmente son muy, muy fáciles de hacer y ¡están riquísimos!
El tamaño que he elegido para estos bombones es muy pequeñito. El que podéis ver en la foto está sobre una cucharilla para que os hagáis una idea del tamaño. Creo que para un dulce que lleva tanto porcentaje de cacao es el tamaño perfecto, pero se pueden hacer más grandes.
También se pueden rellenar de diferentes frutas y con diferentes chocolates. Esto es sólo el principio, ya estoy pensando otras combinaciones: chocolate blanco y fresas, chocolate con leche y cereales, así que... ¡Volveré!

Un saludo. Cris G.

16 de mayo de 2012

Galletas de Nutella del blog "El Rincón de Bea"




Hoy traigo una receta que esta misma semana ha publicado Bea en su archiconocido blog "El Rincón de Bea". Como ya expliqué en la primera entrada, "El Rincón de Bea" fué el blog que provocó en mí el enganche definitivo al mundo de la repostería. Fué la búsqueda en internet de la receta para hacer un bizcocho casero, la que me llevó a conocer el mundo de los blogs y, saltando de blog en blog me encontré con Bea y sus maravillas. Entonces empecé a recopilar recetas, materiales, ingredientes y, paralela a mi obsesión por los blogs, creció mi obsesión por todo tipo de moldes y cortadores de galletas. Quiso la casualidad, que en uno de mis paseos por la tienda "Casa" cayera hace unos días en mi cesta un par de moldes de silicona para hacer cucharillas de chocolate, pero como el molde aguanta hasta 200ºC de calor, yo lo compré con la idea de probarlos con masa de galletas. Así que, fruto de la unión de las Galletas de Nutella de "El Rincón de Bea" y del molde de cucharillas, nacen las:

Cucharillas de Nutella

Ingredientes:

1 huevo "L"
200 gr. de azúcar (yo usé azúcar moreno)
140 gr. de harina de trigo
250 gr. de Nutella

Elaboración:

1. Precalienta el horno a 175ºC.
2. Bate el huevo con el azúcar hasta que doblen su volumen inicial.
3. Añade la harina de una vez y mezcla hasta que quede una pasta.
4. Mezcla con la pasta anterior la Nutella hasta que quede bien repartida e integrada con todos los ingredientes.
5. Coge trocitos de masa y rellena poco a poco los moldes con forma de cucharilla. No los llenes del todo, la masa debe ocupar la mitad de la altura de cada hueco del molde.
6. Hornea las cucharillas durante 7 minutos.
7. Deja enfriar las cucharillas dentro del molde durante 5 minutos, desmolda con cuidado y deja que terminen de enfriarse sobre una rejilla. 
 
 



Notas:

Como hay que dejar enfriar las cucharillas dentro del molde, he horneado atlernando cucharillas con galletas redondas. Para hacerlas redondas hay que formar bolitas de masa y aplastarlas con un vaso sobre una bandeja de horno, forrada con papel de hornear. Como la masa se expande al hornear, hay que colocar las bolitas separadas y hornear durante 8 minutos (en mi horno).

Estas galletas están muy ricas y muy, muy dulces. Si no te gustan las galletas tan dulces prueba la receta con menos azúcar.

Sobre cantidades: en total me han salido 24 cucharillas y 20 galletas redonditas.


De las galletas con forma redonda no tengo fotos, no se ha salvado ninguna. Así que nada más, hasta la siguiente entrada, yo me quedo con mi café y mi cucharilla especial. Muchas gracias Bea por tus consejos, tu blog, tus recetas y tu paciencia. Eres una gran fuente de inspiración. Un saludo. Cris.


11 de mayo de 2012

Galletas Tronco de Árbol del blog "El Zurrón de los Postres"



Hoy ya adelanto que no traigo una receta como tal. Me explico. Hace ya muchos, pero que muchos meses, en una de mis incursiones nocturnas por internet, descubrí un blog llamado "El Zurrón de los Postres". Como me apasiona la madera, el enganche con estas galletas de Irmina fue inmediato y me enamoré de sus Galletas de Tronco de Árbol. En cuanto las ví supe que en algún momento las haría, pero me parecían tan bonitas que también supe que no sería para comerlas. En este momento alguien puede pensar, ¿cómo? ¿hacer galletas para NO comer?. Sí, sí, para no comer, así que sigo con la explicación... En la cocina tenemos un hueco con baldas (lo que se llama un mueble esquinero o algo así) y en esas baldas no hay mucho espacio para guardar grandes cosas, así que, es el típico sitio donde aprovechamos para dejar botes de especias bonitos y cajas con galletas, para, ademas de decorar, aprovechar el espacio. Y de ahí surge la idea de hacer galletas como elemento de decoración, de la necesidad de colocar algo bonito en la balda de una cocina. Así que, hice las galletas, las metí en un gran tarro hermético de cristal y ahora "viven" ahí, en un rinconcito de nuestra cocina.


La receta no la escribo porque Irmina en su blog la explica a la perfección, con un paso a paso fantástico que no deja dudas a la hora de su elaboración. Pinchad en este link para ir a la receta: "Galletas de Tronco de Árbol". Os animo desde aquí a que las probéis. Sólo se necesita un poco de tiempo y el resultado es estupendo. Además, alguna galleta se rompió y no me quedó más remedio que comérmela (que decisión tan dura...) y he de confesar que son muy ricas.


Pues nada más por hoy. Sólo me queda agradecer desde aquí a Irmina y a todas y todos los que sois fuente de inspiración (poco a poco os iré nombrando por aquí) para las y los que, como yo, estamos empezando en este mundillo adictivo. Un saludo. Cris.