27 de septiembre de 2011

Receta de estreno: Magdalenas de canela



Hola: 
¡Qué nervios! Primera entrada y presentación oficial del blog “en sociedad” y, por lo tanto, primera impresión, primera foto, primera receta, primeras palabras y primera historia...
Siempre me ha costado mucho empezar las cosas. Y lo de este blog no iba a ser menos complicado. Llevo meses (bueno, en realidad más de un año) siguiendo casi a diario diferentes blogs de cocina y postres que descubrí por casualidad. Todo empezó buscando la receta de un bizcocho. Esa búsqueda me llevó a un blog fantástico llamado “El Rincón de Bea” y de repente, gracias a ella, descubrí el mundo de los blogs de cocina, de las galletas decoradas, de los bizcochos de colores, de las glasas, el fondant, las masas, etc., etc. Así que llevo desde hace un año preparando cualquier tipo de “cosa” que se pueda hornear, comer, decorar y regalar. (Bea, si no funciona el link a tu blog lo siento, soy muy, muy novata con todo esto).
 
Soy Cris. Te invito a visitar mi Horno de Colores y mi primera receta del blog...

Magdalenas integrales de canela

(Receta original: http://thermomixeros.superforo.net, receta escrita por Isita)

La receta original es la de un bizcocho de las monjas del convento de las Carmelitas de Sevilla, que se hace, según la receta original, ¡en diez días! No sé si habéis oído hablar de él. Según se cuenta en la red, este bizcocho se prepara a partir de un vaso de masa madre que alguien te tiene que regalar, con la intención de desearte salud, buena suerte y buen rollo en general. A ese vaso de masa madre, a lo largo de los días, le vas añadiendo diferentes cosas como: un vaso de harina, un vaso leche, hasta que, el décimo día, separas tres vasos de masa madre para regalar a tres personas y después, terminas el bizcocho y lo horneas. Pero como yo no conocía a nadie que me pudiera regalar el famoso vaso de masa madre, decidí hacer la receta con los ingredientes que se marcan en la receta y en un mismo día. Normalmente he hecho esta masa en molde de bizcocho pero, el otro día, probé a hacer magdalenas y quedaron genial, así que ahí va mi adaptación de la receta:

Magdalenas integrales de canela

Ingredientes:

2 huevos tamaño“L”
450 gr de azúcar moreno
180 ml de leche desnatada
180 ml de aceite de girasol
1 cucharada de esencia de vainilla Vahiné
400 gr de harina integral
1 sobre de levadura química Royal (16 gr)
2 gr de sal
2 gr canela

Elaboración:

1.  Bate los huevos junto con el azúcar hasta que se incorporen bien ambos ingredientes.
2.  Añade, mientras sigues batiendo, la leche, el aceite y la esencia de vainilla.
3.  Mezcla en un bol la harina, la sal, la canela y la levadura química Royal.
4.  Añade la mezcla de la harina a la masa y bate durante unos 5 minutos más.
5.  Deja reposar la masa en la nevera durante una hora como mínimo (puede estar toda la noche, no pasa nada).
6.  Precalienta el horno a 250ºC.
7.  Reparte la masa en los papelitos de magdalenas (llenando ¾ partes del papelito) y hornea, en la parte alta del horno, durante 5 minutos a 250ºC. Luego baja la temperatura del horno a 180ºC durante 10 minutos más. Pasado este tiempo comprueba si las magdalenas están hechas pinchando una de ellas con un palito o aguja. Al pinchar tiene que salir el palito sin restos de masa. Si no están hechas déjalas un par de minutos más.
8.  Cuando estén listas sácalas del horno y déjalas enfriar sobre una rejilla.


 Notas:
  • Con estas cantidades salen una barbaridad de magdalenas (unas 40 medianas). Cuando no quiero hacer tantas divido las cantidades por la mitad y ¡listo!
  • Aguantan bien durante una semana guardadas en un bote hermético (de metal o de cristal), aunque a partir del tercer día no están tan jugosas como recién hechas (evidentemente, je, je).
  • Para que al hornear las magdalenas no pierdan la forma, coloca los papelitos dentro de moldes más rígidos (metal, silicona). A mí me funcionan muy bien los moldes desechables de aluminio para hacer flanes.
  • He probado a echar los ingredientes en diferente orden al que aparece en la receta y la verdad es que siempre queda igual de rico.
Están riquísimas para desayunar o merendar con una buena taza de café (siempre que te guste la canela y el café, claro). ¡Que aproveche!

Un saludo. Cris.